"Malditos de Paiján" asesinan de un balazo en el ojo a policía


INFIERNO EN LA CALLE

Un joven policía de 23 años fue asesinado ayer de un certero balazo en el ojo izquierdo luego de enfrentarse a tiros con tres integrantes de ‘Los malditos de Paiján’, peligrosa banda dedicada al asalto y robo y a la distribución de drogas en la provincia de Ascope.

El hecho ocurrió en Piura, adonde los criminales habían ido para perpetrar un golpe más. En horas de la tarde, Jorge Luis Calle Espinoza, suboficial que prestaba servicios en el escuadrón de las “Águilas Negras”, advirtió que en los exteriores de la Caja Sullana, en el distrito de Castilla, había tres individuos merodeando en actitud francamente sospechosa.

Decidido, Calle se les acercó y les ordenó retirarse. No obstante, minutos después volvió a verlos; al parecer la intención de los criminales era asaltar la entidad financiera, y estaban dispuestos a todo con tal de dar el golpe, incluso hasta de matar.

Al acercárseles de nuevo, Calle les reiteró la orden de “circular”, pero los facinerosos se mostraron insolentes con él y, tras dar unas vueltas por las calles aledañas, regresaron al poco rato. Esta vez Calle decidió intervenirlos. Los individuos, por su parte, optaron por escapar. Fue así como empezó la persecución, que incluyó varios tiros de uno y otro lado.


DESPIADADO

La fuga de los delincuentes terminó en la manzana O-13 de la urbanización Miraflores. Ahí, Calle les dio alcance y forcejeó con uno de ellos para aprehenderlo. Este ha sido identificado como Abel Jiménez Sánchez (25). Mejor conocido como ‘Chato’, Jiménez es natural de Trujillo y se dedica a la venta de estupefacientes en toda la provincia de Ascope.

En medio de la feroz pelea, ‘Chato’ alcanzó a jalar del gatillo de su arma. La bala le perforó el ojo al valiente policía y lo mató en el acto.

Para entonces, Calle había solicitado ya refuerzos, por lo que algunos de sus compañeros aparecieron por Miraflores y continuaron con el intenso fuego cruzado. Tras el enfrentamiento, ‘Chato’ recibió tres balazos que lo dejaron malherido. 

Ensangrentado, el hampón fue llevado luego a un hospital de Piura, donde aún se encuentra internado. Se supo que su estado es crítico.

En cuanto a sus compinches, identificados luego como ‘Negro’ y ‘Chino’, huyeron de la escena llevándose con ellos la pistola de Calle Espinoza y su radio. La policía ha bloqueado todas las salidas de Piura a fin de ubicarlos y capturarlos.

Jorge Luis Calle Espinoza era padre de una niña de 4 años, y según allegados, en una semana su esposa iba a dar a luz otro bebé. Sus restos serán velados en su domicilio del asentamiento humano Los Algarrobos.

Más Noticias

Valle Chicama 99527787936172022

FACEBOOK

item