Piezas de museo privado de Chiclín se va a Lima


Después de varias promesas que nunca se llegaron a cristalizar, las piezas del museo privado de Chiclín partirán hacia a la ciudad de Lima específicamente en la colección que montará la Pontifica Universidad Católica del Perú que se interesó en la propuesta de Jorge Cox Denegri, director del museo. “La cultura no es negocio. Así de simple señor periodista. Nadie se atrevió a trabajar un proyecto serio para que el museo se quede en Chiclín; ahora van en custodia a la ciudad de Lima, a la Pontificia Universidad Católica”, dijo

Lamentó que ninguna autoridad de la provincia de Ascope y de la Región hayan tratado de retener la colección de piezas para que sea abierta al público del valle Chicama en tiempos en que es necesario brindar este tipo de exposiciones al público.

Recordó que en noviembre del año pasado un grupo de delincuentes ingresaron al museo de Chiclín y robaron 110 piezas que hasta ahora la policía nacional no logra ubicar. “Aquí no se ha visto un trabajo integral de la policía porque que nunca investigó ninguno de los 3 robos que hicieron al museo. Lo lamentable es que ni las autoridades se preocuparon en firmar un convenio con el Museo Chiclín, cuando ofrecí prestar gratis mi colección a cualquier municipalidad, universidad o institución cultural o educativa”, acotó al tiempo de señalar que se vio en la imperiosa necesidad de ceder las piezas antes que delincuentes ingresen nuevamente a su casa y termine asesinado por defender su patrimonio.

Para la quincena de abril se tiene previsto que una delegación de especialistas de la Pontificia Universidad Católica arribe a Chiclín para que verifique las piezas, haga un inventario y proceda a llevarlas tal como ha quedado especificado en los documentos de cesión.

LO QUE QUEDA

Hay que señalar que en las instalaciones del museo de Chiclín quedará una muestra de como se desarrollaba el trabajo de las azucareras en el siglo pasado. “Han venido unos familiares de la familia Gildemesiter para ver en fotos como sus familias trabajaron en las haciendas azucareras que se formaron allá porel año 1960. Verdaderamente que ellos se han emocionado con todo esto”, indicó.

Además también quedará la locomotora que data del año 1914 y que sirvió de transporte para el producto de la caña de azúcar. “Eso no se lo han podido llevar; es muy pesado. Es un patrimonio industrial”, acotó.

Por último, Cox Denegri aseveró que en calidad de donación entregó documentos y objetos históricos de su bisabuelo Carlos Larco Herrera, cónsul honorario de Japón en Trujillo al museo de inmigración japonesa al Perú Carlos Chiyoteru Hiraoka. “Aquí corrían peligro porque ya me han asaltado 3 veces. He decidido donar parte de la historia de cuando llegaron al valle Chicama las primeras delegaciones de japoneses para trabajar en los campos de cultivo”, comentó.

Fuente: La Industria

Más Noticias

Valle Chicama 7431207826040666973

FACEBOOK

item