Ordenan encerrar en prisión a policía vinculado al "Cojo Mame"


A LA CÁRCEL

El suboficial de segunda de la policía César Enrique Díaz Cabrera, arrestado a inicios de mes por sus presuntos vínculos con la temible banda de extorsionadores y sicarios del 'Cojo Mame', pasará los próximos 18 meses de su vida en la cárcel. Resulta que la jueza Azucena Mac Ibáñez, del Juzgado de Investigación Preparatoria de Paiján, aceptó la solicitud de prisión preventiva que formuló  el Ministerio Público y dispuso, al mismo tiempo, que tanto él como los demás miembros de la organización, entre quienes figuran los padres del cabecilla (aparte de su esposa, su hermana y sus padres), sean recluidos en la penitenciaría de El Milagro.

La audiencia en la que se decidió la suerte de Díaz Cabrera y los demás se llevó a cabo ayer en la sede judicial de Natasha Alta. Empezó a las 4:00 p.m. y, debido a la cantidad de involucrados, estos fueron divididos en grupos; el primero de ellos (conformado por siete personas) terminó poco antes de la medianoche.

El policía formó parte de este grupo, así como algunos de los parientes más cercanos del 'Cojo Mame', entre ellos Karina Julisa Florián López, su hermana; Valeria Cristina Soto Peralta, su esposa; y Edgard Joseph Florián Carlos, su sobrino.

De acuerdo con lo sustentado por los fiscales, Valeria Soto, a quien solían decirle 'La Gringa', no solo era pareja del criminal, sino también su lugarteniente. Una de sus funciones principales era guardar las armas y las balas que luego eran usadas en los asesinatos tanto por los sicarios de 'Mame' como por los de otras bandas de la capital (a quienes se las alquilaban). Cuando las autoridades allanaron su vivienda en Villa El Salvador, Lima, encontraron abundante munición, lo que confirmó su rol dentro de la banda.

En cuanto a las armas, un audio reveló que, semanas antes de la intervención, 'Mame' llamó a 'La Gringa' y le dijo: "Amor, ¿dónde tienes las cositas que te encargué? Un 'pata' quiere matar a dos".

Así quedó comprobado fehacientemente que era ella quien administraba las pistolas, revólveres y fusiles. Aparte, 'La Gringa' recolectaba el dinero de las extorsiones en su cuenta bancaria y después se lo entregaba a los padres de su marido.


MÁS ENCARCELADOS

Con respecto a Edgard Joseph Florián Carlos, el sobrino del 'Mame' apodado 'Makana', la fiscalía aseguró que las interceptaciones telefónicas permitieron establecer que este sujeto era el encargado de 'chalequear' las obras de construcción. Pero lo más importante quizá es el vínculo que Joseph mantenía con el policía Díaz Cabrera.

Según el Ministerio Público, el delincuente era el nexo entre el suboficial en cuestión y el 'Cojo Mame' (aunque luego el cuestionado efectivo pasó a comunicarse de manera directa con el cabecilla).

En su defensa, Díaz ha aceptado que solía comunicarse con Joseph, pero, según explicó, lo hacía porque este era su informante, aquella persona que le facilitaba su trabajo como supuesto infiltrado en la organización.

POR DOS POLLOS

Sobre las pruebas que incriminan a Díaz Cabrera con la banda y que según el Ministerio Público desvirtúan la versión del "policía que cumplía funciones de inteligencia y actuaba como infiltrado", se mencionaron numerosas escuchas telefónicas. En una de ellas, Díaz y 'Cojo Mame' acuerdan el pago de 2500 soles para dejar libre a 'Joseph', a quien la policía de Paiján había arrestado tras el asalto a un camión cargado con jabas de pollo.

En el audio, se escucha a Díaz pedirle 5 mil soles al criminal, pero luego de una breve negociación, aceptó los 2500.

'Cojo Mame' le dice además que no solo le enviará el dinero, sino que añadirá a la oferta dos pollos (que, como es obvio, salieron del camión robado).

En otra de las interceptaciones, 'Joseph' se comunica con Díaz y le dice que hará un pase (traslado) de un kilo de droga y quería que lo intervenga. Ya todo estaba arreglado: a espaldas de 'Cojo Mame' (y en complicidad con Joseph), el suboficial y su equipo efectuaron la intervención y decomisaron la sustancia, sin embargo, en el parte de consignó únicamente 350 gramos. "¿Dónde quedaron los 650 gramos restantes?", se preguntó el fiscal, dejando sobre el tapete la sospecha.

"La droga la 'chambeaban', señor juez", añadió con énfasis, para luego señalar que Díaz buscaba siempre su propio beneficio.

SABÍAN O NO

Durante la intervención de la defensa, el abogado de Díaz, Alfredo Galindo Peralta, sostuvo que Díaz cumplía funciones de infiltrado y que de ello sabían no solo sus compañeros, sino también el oficial del grupo, el capitán Enrique Mendoza, y el jefe del Departamento de investigación Criminal de Paiján, coronel Juan Mundaca. Asimismo, Galindo mencionó las intervenciones que perjudicaron a la banda del 'Cojo Mame' y que valieron para el ascenso de Díaz, como la muerte de los sicarios que asesinaron al alias 'Oso' y el arresto del tal 'Mojarra'.

No obstante, el Ministerio Público refutó ambas tesis aduciendo que, para cumplir labores de inteligencia, debe haber una disposición fiscal.

"¿Donde está el documento que lo acredita como agente encubierto?", se volvió a preguntar el fiscal.

Al final de la audiencia, ya sobre la medianoche, la jueza dictó la orden de prisión preventiva para los inculpados por 18 meses (tiempo durante el cual se llevará a cabo el juicio por los delitos de extorsión, asociación ilícita para delinquir, entre otros).

Antes de ello, los acusados hicieron uso de la palabra. Díaz, por ejemplo, dijo que quería colaborar con las investigaciones pero estando libre; además, mostró la partida de nacimiento de su niña y dijo que esta necesitaba de él.

'Karina', por su parte, a quien la policía acusa de ser la “cajera” de la banda, expresó que no tiene nada que ver con las actividades ilícitas de su hermano y que trabaja de manera honesta para solventar el pago de sus estudios de Derecho y la educación de su hija.

Después que la magistrada terminó de leer el fallo, los acusados fueron esposados y llevados bajo estricta custodia al calabozo de la Policía Judicial, donde permanecerán hasta su traslado definitivo a la cárcel de El Milagro.

 SUS PAPÁS TAMBIÉN


Vale precisar, de otro lado, que hasta el cierre de edición, la audiencia continuaba. A las 6:50 a.m. la jueza acabó recién de leer el fallo para los incriminados del segundo grupo, conformado también por siete personas. En este grupo se encontraban los padres de ‘Cojo Mame’, Leoncio Gilmer Florián León y Rosa Esperanza López Trujillo. Ambos, al igual que los demás, serán encerrados durante 18 meses en El Milagro.

Hasta el momento, solo una acusada se ha salvado de ir a la cárcel. Esta es Dora Isabel Hipólito Epifanía, de quien se dijo que cumplía la misión de entregar las calcomanías. Hipólito protagonizó un desgarrador llanto y le imploró a la jueza que no la encierre porque era madre de tres niños menores que iban a quedar desprotegidos. (Fuente: Satelite).

Más Noticias

Valle Chicama 4733658055324233548

FACEBOOK

item