¿Qué celebramos los casagrandinos?


Celebramos el desarrollo de nuestro distrito, ¿desarrollo?, ¿en serio?.

Vivo en Casa Grande desde hace muchos años, y he sido testigo de varios eventos importantes. Sin embargo, nunca vi tanto despilfarro de dinero en la celebración de un aniversario. Es cierto, ya son dieciocho años, pero acaso, ¿era necesario presupuestar 70 mil soles para celebrar un año más de un distrito que, en la actualidad, carece de casi todo?. 

¿Dónde aún existen rezagos de la inseguridad ciudadana, y solo hay una cámara de vigilancia operativa?, ¿dónde en su municipalidad existen varios casos trabajadores impagos y problemas sindicales?, ¿dónde un funcionario municipal se queja de falta de presupuesto para hacer la evaluación en temas de salubridad en las pollerías y restaurantes?, ¿dónde, prácticamente, se han olvidado a las personas con discapacidad?, ¿dónde aún existe un alto nivel de desempleo?, ¿dónde todavía caminamos sobre la tierra, porque las calles no están asfaltadas?, ¿dónde las amas de casa aún compran del suelo por falta de un mercado ordenado?, ¿dónde el transporte es un caos?, ¿dónde ya casi no existen parques ni jardines verdes?, ¿dónde hay alto índice de contaminación ambiental, y sin ningún estudio especializado, se talan árboles sin piedad?, ¿dónde existe una gran empresa que da la espalda a la población?.

Si Casa Grande fuera una persona, tal vez sería como aquel que padece de una grave enfermedad, tiene el dinero para recuperarse pero prefiere irse de fiesta. Sí, así de irresponsable me parece el gasto realizado en este aniversario.

Claro que es importante generar unión entre los conciudadanos, que se entienda que no estoy en contra de la fiesta, pero sí de la exageración, de la grave irresponsabilidad de gastar lo que “supuestamente” no se tiene. Así no se quiere a Casa Grande.

Espero algún día tengamos un alcalde que visualice el verdadero progreso que todos los ciudadamos queremos, un alcalde que no viole el derecho a la libertad de expresión, que no permita que la Municipalidad sea comparada con un circo, que brinde respaldo a las personas con discapacidad, que no sea un improvisado, que se rodee de personal capacitado y, finalmente,  que no robe (aunque sé que es demasiado pedir).

Pero, queridos amigos, no permitamos que la mediocridad e intolerancia de las autoridades nos quite la esperanza de ver, algún día, a un Casa Grande desarrollado en todos los aspectos.

¡VIVA CASA GRANDE! , ¡VIVAN LOS CASAGRANDINOS!.

Por: Fabrizio Barrenechea Pinillos

Más Noticias

Portada 6398099980812574629

FACEBOOK

item